Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


GUIA DE ESTUDIO DE LA BIBLIA 

I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 

Lección 9 

Siguiendo al Maestro: 
El discipulado en acción 



MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO 



El sábado enseñaré... 

Texto Clave: Lucas 5:17-26 
Enseña a tu clase a: 

1 . Saber identificar cómo los amigos del paralítico demostraron la fe en acción. 

2. Sentir la necesidad de ayudar a eliminar obstáculos que impiden a otros llegar a 
Jesús. 

3. Hacer intercesión por aquellos cuyos pecados los han paralizado con dudas o te- 
mor. 



Bosquejo de la Lección 



I. Saber: Fe en acción 

A. ¿Qué vislumbres nos enseña la historia del paralítico sobre el discipulado en 
acción? 

B. Jesús perdonó al paralítico como resultado de la fe de sus amigos. ¿Qué nos 
dice esto acerca del poder de nuestra intercesión en favor de otros? 

C. Después de que Jesús sanó al paralítico, este se fue glorificando a Dios. ¿De 
qué modo su cuerpo y sus palabras sirvieron como herramientas poderosas pa- 
ra la testificación y el discipulado? 

II. Sentir: La fe que mueve el corazón de Dios 

A. Incapaces de atravesar la multitud, los amigos recurrieron a otros medios. ¿De 
qué modo esto muestra que debemos persistir, no dejando nada sin hacer en 
favor de los que estamos llevando a Jesús? 

B. ¿Qué seguridad podemos ofrecer a aquellos cuyos pecados pasados los para- 
lizan? 

III. Hacer: Llevar a otros a Jesús 

A. Los amigos tuvieron que atravesar el techo antes de bajar al paralítico. ¿Qué 
barreras podemos derribar para que otros puedan alcanzar a Jesús? 

B. Los amigos bajaron a su amigo enfermo ante la presencia de Jesús. ¿Cómo 
podemos ayudar a elevar a Jesús a aquellos que no se pueden elevar por sí 
solos? 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



Jesús nos llama a llevar a su presencia a aquellos que están demasiado paralizados 
por pecados pasados para acercarse con fe a él, y procurar el perdón por sí mismos. 



Ciclo natural de aprendizaje 




Después de que Jesús hubo sido arrestado en Getsemaní, fue llevado delante del con- 
cilio del sumo sacerdote para ser interrogado. Pedro esperó afuera, en el patio del su- 
mo sacerdote, confiando en que nadie lo notara. Un par de personas lo señalaron, pero 
Pedro negó tener ninguna relación con Jesús. Entonces, alguien dijo al asustado discí- 
pulo: "Verdaderamente también tú eres de ellos, porque aun tu manera de hablar te 
descubre" (Mateo 26:73). Aquí está Pedro tratando de negar al Señor, pero sus esfuer- 
zos son arruinados por su propia manera de hablar. 

Los discípulos de Cristo son un reflejo de él. Ellos caminan como él caminó, hablan 
como él habló y hacen como él hizo. Él enseñó, predicó, sanó, alimentó, consoló, per- 
donó. Jesús era un hombre de acción. Y sus seguidores también serán hombres y mu- 
jeres de acción. (Ver Mateo 4:23.) 

Considera: Como seguidor de Jesús, "¿qué debo hacer?" Juan 8:31 ; 15:4, 5, 8; 1 Co- 
rintios 13:4-7; Gálatas 5:22, 23. 

De acuerdo con los versículos indicados arriba, los que permanecen en Cristo son sus 
discípulos. Nosotros permanecemos en Cristo por la obra del Espíritu que mora en no- 
sotros. Y permanecer en él produce ciertas acciones. En la Biblia, estas acciones son 
llamadas frutos. Son acciones impulsadas por el amor. Este amor puede existir en 
nuestros corazones solo gracias a la presencia del Espíritu Santo. 




Comentario de la Biblia 

I. "Si me amáis" 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



Juan 14:15 está expresado del siguiente modo en la Nueva Versión Internacional: "Si 
ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos". Los que eligen seguir a Cristo lo 
hacen porque lo aman. Y, si realmente lo amamos, guardaremos sus mandamientos. 
Es automático. Las cosas que hacemos serán conductas inducidas por el amor al Se- 
ñor que tenemos en nuestros corazones. 

En Romanos 13:9, los Mandamientos están resumidos con la expresión "Amarás a tu 
prójimo como a ti mismo". Cuando amamos a otros en la forma en que Jesús quiere 
que los amemos, el amor en nosotros nos moverá a la acción. Lo que hacemos a los 
demás será porque los amamos, del mismo modo que obedecemos al Señor porque lo 
amamos. 

II. Cualidades del amor 

Los atributos del amor, o los frutos (acciones) del Espíritu que mora en nosotros, se 
muestran en 1 Corintios 13:4 al 7 y Gálatas 5:22 y 23. Estos dos pasajes son paralelos 
entre sí. Las cualidades que se mencionan en estos versículos son reflejos del carácter 
de Cristo. 

Expresar las características de Cristo requiere alguna acción o acciones de los que lo 
siguen. Debes hacer algo para ser paciente, bondadoso o para resistir la tentación al 
ser provocado fácilmente. Expresar bondad involucra algunas clases de acciones, aun 
si es sencillamente una sonrisa o una mirada. Jesús a menudo expresó bondad con un 
sencillo toque. 

Las acciones de amor -de amor divino- no son siempre fáciles para el hombre o la mu- 
jer. Nuestros cuerpos humanos, mentes y espíritus están debilitados por el pecado. Por 
esto, Jesús prometió enviarnos un ayudador (ver Juan 14:16). El Espíritu Santo provee 
el deseo y el poder para hacer el bien. 

Considera: En muchos casos, el Espíritu Santo espera que le pidamos que nos ayude 
en tiempos de necesidad (ver Lucas 5:18, 19; Juan 15:7). ¿Puedes pensar en una oca- 
sión, en tu experiencia personal, en la que podrías haber pedido la ayuda del Espíritu 
Santo? 



Paso 3 

¡Practica! 



Preguntas para reflexionar: 

1. Hay muchas "obras" o acciones con las que estamos familiarizados como discípu- 
los, tales como: visitar a los enfermos, alimentar a los hambrientos o ayudar a los 
que tienen necesidad. ¿De qué modo los atributos del amor se aplican a estos mi- 
nisterios? (Ver 1 Corintios 1 3:4-7; Gálatas 5:22, 23). 

2. ¿Es posible hacer las "acciones" de un discípulo sin estar motivados por el amor? 

Preguntas de aplicación: 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



1. El amor "no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad" (1 Corintios 13:6). 
¿Cómo puedes aplicar esto a tu estilo de vida personal? 

2. ¿Qué acciones, en tu vida diaria, muestran que eres un discípulo? 

Testificación 

Las impresiones que deja una persona cuando se ha ido pueden tener una gran in- 
fluencia sobre las personas que deja atrás. A menudo reflejamos las actitudes y las ac- 
ciones de personas que hemos conocido o con las que entramos en contacto cuando 
ya no estamos con ellos. Por esto, es muy importante para nosotros vivir una vida como 
testimonio en favor de Cristo en cada palabra y acto. Una vez que nos fuimos, sea en 
vida o en muerte, cualquier cosa que se haya hecho, queda hecha. ¿Qué clase de im- 
presiones deberíamos dejarles a los demás? 



Paso 4 

¡Aplica! 



Hemos hablado de amar a los prójimos como a nosotros mismos (Romanos 13:9). Este 
es un versículo muy familiar, pero ¿cómo aplicamos esto a nuestra vida personal? La 
primera pregunta que deberíamos hacernos -como alguien le preguntó a Jesús una 
vez- es: ¿Quién es mi prójimo? 

Prójimo, en este contexto, se refiere a cualquier persona con quien entramos en con- 
tacto: un pariente, un amigo, un compañero de trabajo, un miembro de nuestra iglesia, 
la persona que vive en la casa de al lado, un extraño a quien cruzamos en la calle. 



Considera: Algunas de las definiciones de la expresión "como a ti mismo", que da un 
diccionario, son: "en el mismo grado o extensión", o "igualmente" o "de la misma mane- 
ra o forma". 

Sustituyamos la palabra que figura en Romanos 13:9 con estas definiciones: 

1 . "Amarás a tu prójimo en el mismo grado o extensión con que te amas a ti mismo". 

2. "Amarás a tu prójimo igualmente que a ti mismo". 

3. "Amarás a tu prójimo de la misma manera o forma en que te amas a ti mismo". 

La verdad de este versículo es que nos dice que deberíamos tratar a los otros tan bien 
como nos tratamos a nosotros mismos. Y, en la mayoría de los casos, yo me aseguro 
que todas mis necesidades estén atendidas. Y yo quiero lo mejor para mí. Otra forma 

Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica 



de decirlo es: "Me daré a mí mismo lo mejor". O bien: "Yo debería darme a mí mismo lo 
mejor". 

No es malo tratarse bien a uno mismo. De hecho, eso es lo que Dios espera de noso- 
tros. No ser centrado en uno mismo, o absorbido por uno mismo, sino que en el proce- 
so natural de la vida, debemos cuidar de nosotros mismos. Y debemos hacer eso de la 
mejor manera posible. Y así es como debemos tratar (amar) a otros: de la mejor mane- 
ra posible. 

Si no nos tratamos bien a nosotros mismos, no trataremos bien a los otros. Si no nos 
amamos a nosotros mismos, no podemos amar a otros. Y si no pensamos bien de no- 
sotros mismos, tendremos muchas dificultades para tener buenos pensamientos de los 
demás. 

Considera: ¿Cómo podemos pensar bien de nosotros mismos, pero no pensar dema- 
siado elevadamente de nosotros mismos? ¿Cómo puedes amarte a ti mismo y todavía 
poner a los demás en primer lugar? 

♦ ¿Qué acciones muestras hacia tus enemigos o hacia aquellos que no son bondado- 
sos contigo? 

Invita a un miembro de tu clase a concluir con una oración. 



Recursos Escuela Sabática 
http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica